miércoles, 25 de abril de 2012

Never before seen photos from 100 years ago, tell vivid story of gritty New York City

Fuente: http://www.dailymail.co.uk/news/article-2134408/Never-seen-photos-100-years-ago-tell-vivid-story-gritty-New-York-City.html

Almost a million images of New York and its municipal operations have been made public for the first time on the internet. The city's Department of Records officially announced the debut of the photo database.
Link a la galeria fotográfica (Colapsada temporalmente):

Culled from the Municipal Archives collection of more than 2.2 million images going back to the mid-1800s, the 870,000 photographs feature all manner of city oversight -- from stately ports and bridges to grisly gangland killings.

Always moving: Workers dig in Delancy Street on New York's Lower East Side in this photo dated July 29, 1908. The historical pictures released online for the first time show New York in the late 19th and early 20th centuries.

A bridge too far? Painters hang from suspended wires on the Brooklyn Bridge October 7, 1914 -- 31 years after it first opened

Genesis of a icon: In this June 5, 1908 photo, the Manhattan Bridge is less than a shell, seen from Washington Street. It wouldn't be opened for another 18 months and wouldn't be completed for another four years

The main concourse of Grand Central Terminal, in New York, is seen from the Campbell apartment in this 1937 photo. The posh apartment, in one of America's grandest train stations, was the playground of financier John Campbell in the roaring 1920.

The project was four years in the making, part of the department's mission to make city records accessible to everyone, said assistant commissioner Kenneth Cobb.
'We all knew that we had fantastic photograph collections that no one would even guess that we had,' he said.
Taken mostly by anonymous municipal workers, some of the images have appeared in publications but most were accessible only by visiting the archive offices in lower Manhattan over the past few years.Researchers, history buffs, filmmakers, genealogists and preservationists in particular will find the digitized collection helpful. But anyone can search the images, share them through social media or purchase them as prints.
Read more:



Dead men can tell tales: When the New York Times wrote about elevator operator Robert Green, left, and Jacob Jagendorf, a building engineer, right, it reported that their bodies found lying at the bottom of an elevator shaft November 24, 1915, told the story of the pair's failed robbery attempt

Notorious: This is the original April 18, 1936 booking photo for Charles 'Lucky' Luciano. Luciano is considered the father of organized crime in New York and was the first to divide the city sections controlled by five mob families

Murder most foul: A detective took this crime scene photo in 1918 after children found the body of Gaspare Candella stuffed in a drum and dumped in a field in Brooklyn, New YorkThe gallery includes images from the largest collection of criminal justice evidence in the English-speaking world, a repository that holds glass-plate photographs taken by the New York City Police Department.
It also features more than 800,000 color photographs taken with 35mm cameras of every city building in the mid-1980s to update the municipal records, and includes more than 1,300 rarely seen images taken by local photographers of the Depression-era Works Progress Administration.

Because of technological and financial constraints, the digitised gallery does not include the city's prized collection of 720,000 photographs of every city building from 1939 to 1941. But the database is still growing, and the department plans to add more images.

New Yorkers cool off in the Astoria public pool with the Hell Gate railroad bridge looming in the background in the summer of 1940.

 The Great Bambino: In this September 30, 1936, Works Progress Administration, Federal Writerís Project, photo provided by the New York City Municipal Archives, a man hands a program to baseball legend Babe Ruth, center, as he is joined by his second wife Clare, center left, and singer Kate Smith, front left, in the grandstand during Game One of the 1936 World Series at the Polo Grounds in New York

Moment in history: The headline of the newspaper the man in this May 18, 1940 photo reads: 'Nazi Army Now 75 Miles From Paris.' This picture shows the corner of Sixth Avenue and 40th Street in Manhattan

The view from New Jersey: A man peers across the Hudson River into Manhattan from his perch on the George Washington Bridge on December 22, 1936Among the known contributors to the collection was Eugene de Salignac, the official photographer for the Department of Bridges/Plant & Structures from 1906 to 1934. A Salignac photograph, taken on October 7, 1914, and now online, shows more than a half-dozen painters lounging on wires on the Brooklyn Bridge.
'A lot of other photographers who worked for the city were pretty talented but did not produce such a large body of work or a distinct body of work,' said Michael Lorenzini, curator of photography at the Municipal Archives and author of 'New York Rises' that showcases Salignac images.

One popular cache includes photos shot mostly by NYPD detectives, nearly each one a crime mystery just begging to be solved. A black-and-white, top-down image of two bodies in the elevator shaft is a representative example.

Although it did not carry a crime scene photo, the New York Tribune reported November 25, 1915, under the headline 'Finding of two bodies tells tale of theft,' that the bodies of a black elevator operator and a white engineer of a Manhattan building were found 'battered, as though from a long fall.'

The news report said the two men tried to rob a company on the fifth floor of expensive silks, but died in their attempt. The elevator was found with silk inside, stuck between the 10th and 11th floors.

The Third Avenue elevated train rumbles across lower Manhattan in this undated photo. City Hall can be seen in the background

Hard times: An unemployed man in an old coat lays on a pier in the New York City docks during the Great Depression, 1935

In 1936, the Triborough Bridge, which links Manhattan, Queens and the Bronx, was not yet complete. The Hells Gate Railroad Bridge looms in the distance

Busy streets: Men and women stroll a row of jewelry shops on the Lower East Side (up) and stand in line for bread during the Great Depression (down)

See how it's changed: In this circa 1890 photo, a pair of girls walk east along 42nd Street. Acker, Merrall and Condit wine shop delivery wagons are on the right and the C.C. Shayne Furrier sign can be seen on the roof overhead.

Building roads: Workers lay bricks to pave 28th Street in Manhattan on October 2, 1930

This circa 1983-1988 photo provided by the New York City Municipal Archives shows 172 Norfolk Street, which is now the Angel Orensanz Foundation, in New York. Over 800,000 color photographs were taken with 35-mm cameras for tax purposes. Every New York City building in the mid-1980s can be viewed in this collection. 

lunes, 23 de abril de 2012



Vivo en mi casa, no en el nº58.

Una vivienda del revés.

Todas las noches me asomo al patio interior de mi edificio,  un patio interior de manzana de dimensiones importantes al que dan fachada unos cuantos edificios y cientos de ventanas iluminadas. Siempre me fijo en las ventanas buscando una cabeza que se asoma, una luz que se enciende o se apaga, el cigarro de antes de acostarse, una conversación muda…Pienso entonces, una ventana, una vida. 

Tambien me asomo durante el día, ¡qué horror!, ¿dónde se ha metido la gente?. Se convierte entonces en un patio robot y uniforme, sin personalidad, parece habitado por una única persona, por un gigante bruto, no hay atisbo de colectividad en ningún momento, las vidas se han apagado y volvemos a ser plurales y aburridos. Lo mismo que sucede por la noche con lo que no es ventana, solo que a oscuras eso no se aprecia y son luces intermitentes lo que veo.

Mi intención de cara al nuevo proyecto es ensalzar la personalidad de los habitantes, acercarla a la ventana. Todo el proyecto será una ventana grande compuesta por ventanitas más pequeñas, diferentes, singulares, de colores y personalizadas. Debo proporcionar espacios indeterminados, cargados de ambigüedad y poco signados que puedan ser completados y personalizados por los futuros habitantes. Serán espacios vacios pero con posibilidades, posibilidades inducidas en algunos casos.

Por otra parte, es realmente complicado incorporar en proyecto a los habitantes, (como agentes arquitectónicos) con intenciones de que estos contribuyan a la idea de conjunto collage o “conjunto de espacios personalizados”. Es difícil incentivar el interés por la estética del conjunto, más cuando tratamos con favelistas y personas de las clases bajas. Mi trabajo consiste en facilitar y ayudarles a completar la construcción estética de ese nuestro conjunto y proyecto, definir unas reglas de juego, dar ese soporte arquitectónico/no arquitectónico que suponga un mínimo o nulo esfuerzo a los futuros habitantes a la hora de completar la apariencia de las viviendas.

Es interesante huir de la uniformidad en el proyecto, perseguir la pluralidad formal y estética, de tal forma que cada vivienda sea en gran medida diferente a las demás. En cambio, deben pertenecer al grupo, de tal forma que todo esto no se convierta en una relación de unifamiliares independientes y dispersas en el territorio. 

Resulta imprescindible fomentar lo social y la actividad colectiva de los inquilinos. Un “reality”, un “facebook” real. No puede ocurrir en otro lugar que no sea en este collage arquitectónico de espacios personalizados.

martes, 17 de abril de 2012

El loco soy yo

Buenas noches.

Te aseguro que cuando hablo de soledad, de depresión, de incomunicación, de angustia, de dolor, de rabia...no hablo de oídas. Por suerte o por desgracia sé lo que estoy diciendo, porque todo eso y más lo he padecido yo en carne propia. No estoy con los que sufren solo por solidaridad, sino también por compañerismo, porque pertenecemos  a la misma tribu, sé por experiencia lo que es sentirse como en un desierto en una ciudad de miles o de millones de habitantes, se lo que es estar solo entre la gente hermano...Se lo que es esperar y desesperar tanto tiempo en el hotel...Conozco el sabor de la traición, el sabor del desengaño, del desamor, del miedo, le he visto las orejas al lobo de la enfermedad y del dolor, he vivido sin dinero, he visto morirse amores que parecian eternos y amistades de toda la vida, conozco el vicio y sus tentaculos, se lo que es volver con los bolsillos vacios, conozco los demonios de la resaca y del remordimiento, he padecido los abusos de poder, he sido agredido y he visto el odio pintado en ojos que me miraban. Conozco los aledaños de la locura y he puesto mi coche a más de 140 km por hora y de 200 en una carretera sobre el precipicio y también me he asomado a algún balcón con intenciones negras. Se lo que es acurrucarse en un rincón y esperar a que llegue el fin del mundo, no desear nada, no creer en nada, no alegrarse ni conmoverse por nada, se lo que es sentirse como un muerto, he conocido todas las hambres y esa sed que no se sacia con el agua. No hablo de oídas. Por suerte o por desgracia también a mi me ha tocado mi ración de sufrimiento. No estoy con los que sufren por caridad sino porque me considero otro más entre ellos, estoy contigo porque te siento como un compañero de fatigas, de la noche...

El loco soy yo. Jesús Quintero.

martes, 10 de abril de 2012

Macedonio Fernández


El Universo o Realidad y yo nacimos el 1 de junio de 1874 y es sencillo añadir que ambos nacimientos ocurrieron cerca de aquí y en una ciudad de Buenos Aires. Hay un mundo para todo nacer, y el no nacer no tiene nada de personal, es meramente no haber mundo. Nacer y no hallarlo es imposible; no se ha visto a ningún yo que naciendo se encontrara sin mundo, por lo que creo que la Realidad que hay la traemos nosotros y no quedaría nada de ella si efectivamente muriéramos, como temen algunos. En vano diga la historia, en volúmenes inmensos, sobre el mucho haber mundo antes de ese 1 de junio; sus tomos bobalicones es lo único que yo conozco (no sus hechos), pero los conocí, después de nacer, como todo lo demás. Lo que me podría convencer sería el Arte, más gracioso y verdadero: un preludio de Rachmaninoff, una mirada creada por Goya, pero no es tan crédulo el arte, no abre la boca ante los cortejos de pompas fúnebres, como la historia. Nací, otros lo habrán efectuado también, pero en sus detalles es proeza. Lo tenía olvidado, pero lo sigo aprovechando a este hecho sin examinarlo, pues no le hallaba influencia más que sobre la edad. Mas las oportunidades que ahora suelen ofrecerse de presentar mi biografía (en la forma más embustera de arte que se conoce, como autobiografía, solo las Historias son más adulteradas) háceme advertir lo injusto que he sido con un hecho tan literario como resulta la natividad. (El dato de la fecha de ésta se me ha pedido tanto y con una sonrisa tan juguetona, que tuve la ilusión de que ello significaba que era posible una fecha mejor de nacimiento mío y se me alentaba a elegirla y pedirla, que se me habría de conseguir. Por si acaso, aunque no han progresado ni declarándose estas cortesías, dejo dicho que me gustaría haber nacido en 1900). Como no hallo nada sobresaliente que contar de mi vida, no me queda más que esto de los nacimientos, pues ahora me ocurre otro: comienzo a ser autor. De la Abogacía me he mudado; estoy recién entrado a la Literatura y como ninguno de la clientela mía judicial se vino conmigo, no tengo el primer lector todavía. De manera que cualquier persona puede tener hoy la suerte, que la posteridad le reconocerá, de llegar a ser el primer lector de un cierto escritor. Es lo único que me alegra cuando pienso la fortuna que correrá mi libro: "No toda es vigilia la de los ojos abiertos". No se olvide: soy el único literato existente de quien se puede ser el primer lector. Pero además mi libro, y es más inusitado esto todavía, es la única cosa que en Buenos Aires puede encontrarse aún no inaugurada por el Presidente. Se están imprimiendo todos los certificados de primer lector mío que se calcula serán necesarios. Y para retener al libro el segundo precioso mérito que lo adorno, el Editor ha puesto vigilancia en todos los caminos por donde pueda acercarse una Inauguración Presidencial infortunada."

Macedonio Fernández

viernes, 6 de abril de 2012

Ant Farm & Prada Poole


Cadillac ranch, 1974

Doug Michels y Chip Lord quienes en 1968 fundan Ant Farm, grupo radical de arquitectos de la costa oeste norteamericana, establecidos entre San Francisco y Houston, a los que se unen enseguida Curtis Schreier, Hudson Marquez y Douglas Hurr.

Influenciados por Buckminster Fuller, Paolo Soleri o Archigram así como por los modos de vida nómadas o las performances coreográficas de Anna y Lawrence Halprin, Ant Farm (literalmente granja de hormigas, animales con los que el grupo se identifica), se afirman como un grupo de arquitectos “underground”. Fascinados por los coches o la cultura pop, despliegan su actividad conceptual realizando videos, manifiestos, performances e instalaciones hasta 1978, año en que tiene lugar el incendio de su taller y por ello el fin del grupo. Sus arquitecturas hinchables se presentan como una crítica al brutalismo arquitectónico, en vigor en Estados Unidos por aquella década de los sesenta, cuestionando la cultura consumista americana.

Media Burn, 1975, performance para el 4 de julio, Cow
Palace, San Francisco. Foto: Jhon F. Turner
En 1971 con el proyecto Media Van, una camioneta Chevrolet customizada hacen un tour por diferentes universidades desplegando su hinchable ICE-9 con una actitud cercana al Happening. En 1972 construyen en Texas House of Century, una casa de formas orgánicas. Sus proyectos llevan al abismo la cultura americana contemporánea y su obsesión consumista en Freedomland, parque de atracciones para adolescentes bajo una cúpula hinchable, atravesado de cables de estudio de televisión. En The Dolphin Embassy imaginan una estación marítima  en Australia destinada a favorecer la comunicación entre los delfines y los humanos con ayuda de las nuevas tecnologías del video.

Cadillac Ranch (1974) está considerada como una de las obras más célebres de la historia del arte del siglo XX. Los miembros de Ant Farm enterraron parcialmente el  morro de diez coches Cadillac, alineados en el desierto, en la mítica carretera 66 en Amarillo, (Texas). Más tarde una imagen de esta obra sería utilizada por la publicidad para la canción de Bruce Springsteen “Cadillac Ranch”. Esta instalación, aunque próxima a algunas obras de Land Art, de Michael Heizer o de Robert Smithson, se diferencia sin embargo de éstas por la puesta en escena subversiva de la dimensión icónica del coche en la subcultura americana, remitiéndonos a una sociedad industrial cuyo declive había empezado , como testimonia la obsolescencia de Detroit, ciudad productora de automóviles por excelencia. La dimensión monumental de esta instalación (que fue comparada nada menos que con Stonehenge) lleva la cultura del objeto al paroxismo.

Media Burn (1975) video y performance a la vez, representa la colisión literal de dos iconos de la cultura americana, el coche y la televisión. Un coche customizado se estrella contra una pirámide de televisores ardiendo ante un stand de 400 espectadores figurantes. Obedecía a un guión muy preciso, testimonio de la dimensión teatral y narrativa de las instalaciones de Ant Farm y que fue inmediatamente emitida por la televisión local. Esta obra que escenifica la destrucción de la herramienta mediática por excelencia, volvía a los media contra sí mismos cogiéndolos en su propio juego.

En The Eternal Frame (1975) el grupo recrea en video el asesinato del presidente Kennedy, primera tragedia televisiva, con Doug Michels disfrazado de Jackie Kennedy. Pretendía ser una crítica virulenta del devenir de todo acontecimiento dentro de la sociedad de la comunicación, reducido a no ser más que su propio fantasma mediático, una repetición al infinito de una imagen.

La casa del Siglo, 1971-73, Lago Mojo, Angleton, Texas. Foto:
R. Jost, Ch. Lord y D. Michels

Inflatocookbook, 1970, página interior. Foto: F. Lauginie
Los proyectos de Ant Farm ponen en evidencia tanto la práctica artística conceptual como la arquitectónica e incluso el teatro o la escritura dada su dimensión narrativa inscrita en una temporalidad circular y sincopada. La dimensión preformativa de Ant Farm es tambien tributaria de los talleres de experimentación arquitectónica que organizaban en San Francisco Anna y Lawrence Halprin a final de los sesenta. En ellos participaban artistas, arquitectos, bailarines….Estos talleres marcaron considerablemente a Ant Farm, al igual que la lectura de los escritos de Robert Venturi quien analizaba la dimensión icónica de la arquitectura. Aunque se pueda relacionar a Ant Farm con la arquitectura radical que se dio en los sesenta en Europa entre grupos como Archigram, Superstudio, Archizoom, Coop Himmelblau o Haus-Rucker-Co, Ant Farm se destaca especialmente por sus referencias sociales y políticas a la cultura americana y por el tratamiento irónico y destructor que hace de los medios de comunicación. Su verdadera radicalidad reside en que sus proyectos son, más que una obra en sí misma, la propia mediación de ésta, su transmisión mediática.


José Miguel Prada-Poole (Valladolid, 1938).

Prada-Poole se reconoce influido por el ingeniero francés Robert Le Ricolais (1894-1977) quien cuestionaba la noción de forma como algo estático, entendiendo ésta como un concepto fluido y en movimiento. Ricolais intenta descubrir la relación existente entre las estructuras extraídas de la propia naturaleza (donde encuentra sobre todo modelos complejos de organización), y las estructuras de la forma construidas por ser humano. Asimismo, influye en Prada Poole el ingeniero y visionario norteamericano Richard Buckminster Fuller (1895- 1983), inventor de la cúpula geodésica y considerado uno de los primeros activistas medioambientales. Como los miembros de Ant Farm hicieron en su día, Prada-Poole ha estado investigando, en sus más de 40 años de trabajo arquitectónico experimental, tanto la concepción de nuevas estructuras, a veces móviles u orgánicas, como la idea de mejorar el hábitat del planeta tierra, a partir del uso de nuevos materiales y reciclaje de los existentes y formas de vida alternativas generadas por la utilización inteligente del entorno medio ambiental.

Atlántida, un trabajo iniciado en la década de los sesenta y que concluye en 1983, poco después de llevar a cabo diferentes investigaciones con el Instituto Tecnológico de Massachussets. Prada-Poole, basándose en sus experiencias, quiere demostrar que la Atlántida puede ser realizable con la tecnología actual y convertirse en una ciudad flotante que se mueva a través de los mares del mundo y en donde el hombre se vuelva autosuficiente.

Jonás, 1968 
 Atálntida, 1983

Jonas (1970) es un proyecto en el que Prada-Poole, apoyándose en la leyenda bíblica de Jonás y la ballena, plantea la posibilidad de adaptación de la vida del hombre a viviendas “vivientes”, donde el hombre habite en simbiosis con su habitáculo. La idea que subyace en el proyecto es que, transfiriendo nuestra inteligencia a nuestra vivienda, ésta puede respondernos como un ente autónomo. Y, finalmente, Instan city (1971), una experiencia, desarrollada con motivo de un Congreso Internacional de Diseño celebrado en Ibiza en Septiembre del 1971. Con la excusa de alojar a los cientos de estudiantes de todo el mundo que llegaron a Ibiza para asistir al congreso, Prada-Poole concibió un alojamiento en tan sólo tres meses y que posteriormente se llevó a cabo con la única ayuda de instrumentos como una pala manual para excavar la zanja de anclaje, rotulador para dibujar, cinta métrica, tijeras y una grapadora por equipo de trabajo, creándose lo que posteriormente se denominaría Instant City, una ciudad efímera, construida en dos semanas, hecha para durar una, y desmantelada y “reciclada” en sólo dos días.

Instant City, 1971 

Posts más populares